Primeros auxilios para heridas por mordedura de perro en mascotas

18.07.2023
  1. Evalúa la gravedad de la herida: Si la herida es profunda, extensa o tiene bordes irregulares, es importante buscar atención veterinaria de inmediato. Las heridas graves pueden requerir suturas o tratamiento adicional.

  2. Controla el sangrado: Si la herida está sangrando activamente, aplica presión directa con una gasa estéril o un paño limpio para detener el sangrado. Mantén la presión constante durante al menos cinco minutos. Si el sangrado no se detiene, busca atención veterinaria.

  3. Limpieza de la herida: Después de detener el sangrado, limpia la herida con una solución salina o agua tibia y jabón suave. Utiliza una gasa estéril para limpiar suavemente alrededor de la herida, removiendo cualquier suciedad o restos. Evita frotar o irritar la herida.

  4. Enjuague con solución antiséptica: Después de limpiar la herida, puedes enjuagarla con una solución antiséptica suave recomendada por tu veterinario. Esto puede ayudar a reducir el riesgo de infección.

  5. Aplica un vendaje: Una vez que la herida esté limpia y seca, cubre la zona afectada con un vendaje estéril para protegerla de la suciedad y las bacterias. Utiliza vendajes que sean adecuados para mascotas y asegúrate de no apretar demasiado el vendaje para no obstruir la circulación.

  6. Administra analgésicos: Si la mascota parece estar experimentando dolor, puedes administrarle analgésicos recomendados por tu veterinario. Sigue siempre las indicaciones y dosis adecuadas para la especie y el peso de tu mascota.

  7. Controla la herida: Observa la herida durante los próximos días para detectar cualquier signo de infección, como enrojecimiento, hinchazón, secreción o mal olor. Si notas alguno de estos síntomas, busca atención veterinaria de inmediato.

  8. Programa una visita veterinaria: Es importante que lleves a tu mascota a un veterinario para una evaluación completa de la herida y para recibir cualquier tratamiento adicional necesario, como antibióticos o vacunas de refuerzo.

Recuerda que estos primeros auxilios son medidas temporales y no sustituyen la atención veterinaria adecuada. Siempre es recomendable consultar a un veterinario para obtener un diagnóstico preciso y un tratamiento completo.